El viaje saivaje del bebé Alfredo

por Twyla Patch

Había una vez en el Barrio Anita una señora estaba colgando ropa en el tendedero mientras su bebé jugaba en el patio. Una acequia corria por alli, por detras de Ia casa. La acequia traia agua del Río Santa Cruz a través del barrio hacia los sectores agricolas que estaban más allá.

El niño se Ilamaba Alfredo pero todos le Ilamaban Alfredito. Esa mañana, Alfredito vió un pato en el agua y gateO hacia la acequia. En aquellos tiempos habían bastantes patos, renacuajos, pescaditos, ranafffffs y cangrejos de rio en el agua. Cuando el pato se acercó, Alfredito tendió la mano para tocarlo. En ese momento el pato se fue nAdándo. En menos de un instante Alfredito perdió su equilibrio y gritó. Cuando se cayó en el agua, hizo un gran chapoteo.

Cuando Ia mama de Alfredito oyó su grito, lo reganó por hacer tanto ruido y por mojar Ia ropa que ella había acabado de poner a secar.

"Why did you do that?' dijo ella. "¿Por que hiciste eso?" Y dió la vuelta para verlo flotando en el agua hacia Ia casa del vecino. Entonces empezó a lloran No queria perder su bebé, aunque tenia 12 niños más.

La mama de Alfredito pidió auxilio. "My baby is floating down the irrigation ditch. iAuxilio por favor!"


Un diá inocente en Barrio Anita. An innocent day in Barrio Anita. 

Había una vez en el Barrio Anita una señora estaba colgando ropa en el tendedero mientras su bebé jugaba en el patio. Una acequia corria por alli, por detras de Ia casa. La acequia traia agua del Río Santa Cruz a través del barrio hacia los sectores agricolas que estaban más allá.

El niño se Ilamaba Alfredo pero todos le Ilamaban Alfredito. Esa mañana, Alfredito vió un pato en el agua y gateO hacia la acequia. En aquellos tiempos habían bastantes patos, renacuajos, pescaditos, ranas y cangrejos de rio en el agua. Cuando el pato se acercó, Alfredito tendió la mano para tocarlo. En ese momento el pato se fue nAdándo. En menos de un instante Alfredito perdió su equilibrio y gritó. Cuando se cayó en el agua, hizo un gran chapoteo.

Cuando Ia mama de Alfredito oyó su grito, lo reganó por hacer tanto ruido y por mojar Ia ropa que ella había acabado de poner a secar.

"Why did you do that?' dijo ella. "¿Por que hiciste eso?" Y dió la vuelta para verlo flotando en el agua hacia Ia casa del vecino. Entonces empezó a lloran No queria perder su bebé, aunque tenia 12 niños más.

La mama de Alfredito pidió auxilio. "My baby is floating down the irrigation ditch. iAuxilio por favor!"


Andrea and Adán try to save Baby Alfredo with a ladder. Andrea y Adán intentan a sa/var al bebe Alfredo con una escalera de mano.

Alfredo casi Ilegaba al puente at final de Ia calle. Si pasaba por debajo del puente y hacia el norte,al sector agrícola, sería casi imposible de salvarlo. İPero el puente! Todos sabían que el Gigante Manso vivía cerca del puente.

Nadie en el barrio quería al Gigante Manso. Medía siete pies y seis pulgadas de altura y era muy ancho. Siempre Ilevaba un sombrero de paja y el cabello le Ilegaba hasta Ia barba. Sus maños eran más grandes que su cabeza. Tambíen tenia los brazos muy fuertes. Nadie había oído al Gigante Manso hablar, pero todos se imaginaban que su voz era fuerte y ronca. En general, mucha gente en el Barrio Anita le tenía miedo at Gigante Manso.

En ese momento, casi todos en el barrio seguían a Alfredito por la acequia. Allí estaban su mamá llorando, Jorge con su rastrillo y su canasta, Andrea y Adán con su escalera de mano, Anita la pequeña y sus abuelos (quienes finalmente le creyeron cuando oyeron los gritos del bebé), María (sin sus paquetes), el dueño de la tienda, y Lee Low con su wok mojado.

Todos gritaban y lloraban. No sabían como salvar al bebé antes de que pasara por debajo del puente hacia el sector agrícola y antes de que pasara por Ia casa del Gigante Manso.

"İHaga algo!" gritó su mamá.

"İUse esta escalera!" gritaron Andrea y Adán.

"İTire esta canasta!" dijo Jorge.

"İTire mi cuerda!" gritó Anita la pequefia.

"İAqui esta mi wok!" dijo Lee Low.

Y todo el tiempo, Alfredito estaba llorando a todo pulmón.

Con toda la confusión, el Gigante Manso salió de su casa para ver lo que estaba pasando. Era difIcil de oír algo con todos esos gritos. AlIí en frente de su casa había mucha gente saltando y corriendo. ¿Hay una fiesta? se preguntó. Entonces notó que muchas personas estaban llorando y señalando at agua. Esta no era una fiesta.

Entonces el Gigante Manso vió at bebé. Pasó a la orilla de la acequia con un paso gigantesco justamente cuando pasaba Alfredito. Muy tranquilamente, el Gigante Manso se agachó y agarró a Alfredito con una mano. Lo levantó alto en el aire. İY para el asombro y alivio de todos, Alfredito dejó de Ilorar!

Todos aplaudieron. El Bebé había sido salvado. Todos estaban felices. Y todos se dieron cuenta de que tan profesional, amable, y gentíl era en realidad el Gigante Manso.


Se le cae todo lo que compró María cuando ve a Alfredito en el agua. María drops all of her groceries when she sees Alfredito in the water.