El Arte Folklórico del Sur de Arizona
Inicio / LowRiders -- Una Forma Contemporánea de Arte Folklórico

LowRiders -- Una Forma Contemporánea de Arte Folklórico

Los carros lowriders ya han sido una parte de la escena cultural del suroeste americano por algunas décadas. Son automóviles antiguos (o justos de la posguerra) que han sido especialmente bajados, generalmente con un sistema hidráulico en cada rueda para que se pueda levantar cualquier rincón fácilmente. Entonces se pintan según los requerimientas del cliente y se decoran frecuentemente los interiores para lograr un alto nivel de lujo. La pintura metálica, las ventanas con grabados o murales, las sillas giratorias, el tapizado grueso y los volantes pequeños hechos de cadenas cromadas son características comunes de lowriders.

PELON #1 lowrider clássico, fotografeado cerca de la Misión de San Xavier en marzo, 1984
PELON #1 lowrider clásico, fotografeado cerca de la Misión de San Xavier en marzo, 1984. Cuando los carros clásicos se convierten en lowriders, generalmente no se modifica el interio ni el exterior.
[imagen por cortesía de James S. Griffith]

Un volante hecho de eslabones cromas.  Un interior bastante normal con un volante complejo de eslabones cromas, este lowrider fue fotografeado en el festival folklórico Tucson Meet Yourself en octubre, 1990.
Volante hecho de cadenas cromadas. Interior bastante común con un volante complejo de cadenas cromadas, este lowrider fue fotografiado en el festival folklórico Tucson Meet Yourself en octubre, 1990.
[imagen por cortesía de James S. Griffith]

Aunque más comúnmente se asocian los lowriders con chicanos, los miembros de otras culturas tienen, diseñan y construyen lowriders. De hecho, uno de los primeros vendedores principales en Tucson era un hombre afroamericano que se llamaba "Big O." Los dueños de los lowriders a menudo forman asociaciones para ayudarse y darse asistencia y ánimo mutuamente, y para actividades sociales. Estas asociaciones siempre intentan mejorar el estatus social por medio de actividades benéficas en la comunidad. Un club, por ejemplo, era activo en la educación en contra de las drogas; otro ofrecía sus carros clásicos al precio de la limpieza y de la gasolina para su uso en las procesiones de bodas.

Un camioneta lowrider inclinada para la exposición, la Fiesta del Presidio, abril, 1990
Camioneta lowrider inclinada para la exposición, la Fiesta del Presidio, abril, 1990
[imagen por cortesía de James S. Griffith]

Se debería reconocer que los lowriders en general han recibido una mala reputación de la cultura mayoritaria del suroeste. No sé si sea debido a la inconveniencia y frustración experimentadas por los automovilistas cuando tienen que manejar atrás de un carro lowrider manejando muy lentamente en una de las calles principales, o si venga de una desconfianza y miedo generalizado de los jóvenes chicanos, o si tenga que ver con otros raíces. La realidad es que los periódicos locales suelen equiparar "lowrider" con "pandilla" y que en algunas comunidades en California los carros son ilegales (supuestamente por la seguridad.) El punto más revelador es que en el suroeste en general, una región que prospera en el marketing de cada tipo posible de arte, especialmente el arte producido por la minoría étnica, no ha habido ningunos libros de arte y casi ningunos artículos de revistas producidos que traten de estas formas de arte tradicional llenas de color y realmente elegantes.

Sí que son tradicionales. Se puede exponer los argumentos a favor de lowriders, y especialmente lowriders demostrados en las exposiciones de carros. Son construidos y organizados según la guía de principios estéticos igual a los de las gran iglesias barrocas del siglo XVIII en México. Aún la costumbre de los adolescentes, de la cual los adultos se quejan mucho, tiene su paralelismo muy antiguo en las plazas de México los s ábados por la noche, donde los hombres y mujeres jóvenes, vestidos elegantemente, pasean lentamente en direcciones opuestas, mirándose a los ojos pero sin hablarse.

"Bajo y lento, mal y limpio," es la estética del lowrider como sedeclara dentro de la cultura.

Este LATE MODEL CAR tipifica el estilo del lowrider - "bajo y lento, mal y limpio."
Este modelo antiguo tipifica el estilo del lowrider - "bajo y lento, mal y limpio."
[imagen por cortesía de James S. Griffith]

Un poeta chicano los ha nombrado "mariposas con transmisiones." Una mujer mayor anglo-americana en Tucson los ha comparado con la hípica. Un número creciente de eruditos están llegando a pensar en ellos como declaraciones contemporáneas de un impulso hacía el barroco que se origina en la cultura mexicana y mexico-americana. Como sea que se describa, son una parte particularmente emocionante del ámbito del suroeste, añadiendo brillo y opulencia (por no decir un toque ocasional de frustración) a nuestras calles públicas. ¡Que rueden por mucho tiempo!

Ver videos cortos de lowriders y oír a participantes discutiendo su participaciín en la comunidad de Tucson.

Cobijas | Huevos de Pascua, Papel Cortado, Artesanía en Madera de Europa | Una Ocupación y una Región: el Arte Folklórico del Oeste y Vaqueros | Los Murales Chicanos en Tucson | Low-riders -- Una Forma Contemporánea de Arte Folklórico | Trabajo en Papel Mexico-Americano | La Comida Mexicana en Tucson | Derechos & Permisos | Inicio