Judge Lawrence Huerta: Enriching Our Lives
Education | Career Chronology | Admitted To Practice | Professional Associations
Audio & Video | Enriquezca Su Vida | Home

Enriquezca Su Vida

Por C. Lorenzo Huerta
©1968.

CAPITULO XII:
"LA POTENCIA INTERNA"

"Nuestras vídas son la obra de nuestros pensamientos."
-- MARCO AURELIO
"Existe una cosa sobre la cual cada persona tiene absoluto e inherente control; ello es . . . su actitud mental."
-- CLEMENT STONE

El poder de nuestro "Gran Interior" es algo que nunca llegaremos a descubrir completamente. Puede establecerse cierta analogía entre las poderosas fuerzas de la mente y la mina de oro. Quien esté familiarizado con ésto de la mina, sabe que constantemente son descubiertas nuevas vetas y que siempre la última es más grande que la anterior. No cabe duda de que no se ha agotado por entero el valioso oro que es esconde en las entrañas de la tierra y en la personalidad individual sucede algo muy similar: no hay indicio de que hayamos descubierto nada que se asemeje a la totalidad de ese poder que poseemos; con cada nuevo descubrimiento sólo adquirimos un pequeño porcentaje; y al igual que el minero, quien tendrá que, irremediablemente, escavar un poco más hondo cada vez para hallar de nuevo el precioso metal, exactamente habremos de hacer con nuestra propia personalidad: prospectar constantemente, cada vez más profundo, para encontrar el oro que yace enterrado dentro de nosotros. Pero hagámoslo de la manera correcta; la cuestión no es examinar o intentar analizar la personalidad ajena, sino que, es a nosotros mismos a quien debemos de tratar de entender. Mientras mejor nos entendamos a nosotros mismos, más capacitados estaremos para comprender a los demás.

Le aseguro que usted posee magníficas icas facultades profundamente escondidas, las cuales no ha utilizado sencillamente porque no sospecha su existencia. Comienze la vida hoy , haciendo un balance de su personalidad, cuyo resultado será: acreedor o deudor, ya que sin saberlo, ha estado acumulando en su cuenta de depósito, ciertos esfuerzos positivos y negativos -- optimistas y pesimistas --; desafortunadamente, en las más de las personas el porcentaje de esfuerzos negativos es mayor. Todos deberíamos de tratar de establecer una fuerte reserva positiva en el banco de nuestra personalidad; es algo difícil y lento, pero puede hacerse . . . y debe hacerse, porque al llegar las dificultades, depende del monto existente en esta clase de reserva el que se pueda o no cargar con ellas y salir avante. Es con el fin de lograr esta reserva por lo que deberíamos estar siempre y tenázmente tratando de descubrir la mayor cantidad posible, de lo existente en nuestro "Grandioso Interior;" desenvolviendo constantemente esos factores cuya presencia es tan comúnmente desconocida.

¿En verdad es su mayor ambición el alcanzar la felicidad que llega aunada al éxito? Estan las limitaciones y el sentimiento corroedor del malogro privándole del ánimo de luchar por dicha felicidad? Sólo su mente controla y encauza su vida. Tal vez le sea difícil creerlo, pero le aseguro que es verdad. Si ha caído en rutina apática, es víctima de una actitud mental negativa. Dicha actitud sólo acarrea desesperanza, derrota, destrucción; y sólo existe una persona en el mundo quien puede levantarle y encaminarle al éxito, esa persona es -- usted ; sólo existe una persona en el mundo quien puede decirle qué hacer y cuándo, esa persona es -- usted ; sólo existe una persona en el mundo quien puede penetrar en lo más profundo, íntimo y recóndito de su mente y esa persona es -- usted . ¡Si tan sólo cada quien pudiésemos comprender y aceptar que la única y exclusiva persona quien puede conocer absoluta y enteramente todo lo relacionado con la personalidad que descansa en el interior, es uno mismo!

Es mi opinión personal, que en nuestra cultura occidental, ha sido relegada al descuido la importancia de lo individual. Casi a cualquier parte que vuelva uno la mirada -- religión, educación, negocios, profesiones -- el énfasis es puesto escencialmente en "agrupaciones." Se le considera un ser realmente "extraño" si es que no opera en algún o eventualmente en muchos grupos. Para mí, ésto resulta insípido. Toda grandiosa creatividad mana de una mente individual. Ha sido discutido, que en realidad, nada es completamente original en el trabajo de Shakespeare; cierto es que todos aquellos que le precedieron le influenciaron, pero es la particular manera de cómo su gran mente transcribió lo de aquellos influyentes predecesores, lo digno de admirarse. Su creatividad, evoluciona lo que encontró con lo que hizo.

Se ha comparado nuestra mente al nacer con una pizarra limpia. Desde ese tiempo de nuestro nacimiento, toda influencia recíproca con otras personas van dejando impresiones sobre esa pizarra. Como nuestra mente consciente no puede cargar para siempre y todo el tiempo esa vasta acumulación de material o ideas, guarda esas impresiones en lo que comunmente llamamos subconsciente; es ésa la parte que contiene todas las experiencias sucedidas en nuestra vida; todas ellas son categorizadas y coleccionadas en un especie de archivo, el cual para cuando llegado el tiempo de alcanzar nuestra adultéz, ha empezado a ser una añosa recopilación, donde todas las leyes escritas y no escritas quedaron impresas y almacenadas para ser sacadas en cualquier tiempo.

¿Que cómo llegaron esas leyes ahí? fueron formadas por los 'has' y 'no hagas'; los 'debes' y 'no debes,' que nos fueron dados como enseñanza por nuestros padres, religión y la sociedad. Hay quienes poseen una colección de estatutos y leyes poco comunes en esa biblioteca personal subconsciente; es de suponerse que esas personas crecieron bajo influencias más que raras y en las más le ellas, esas impresiones causan fuertes impedimentos y grandes complejos de inferioridad.

Mi convicción es que cada individuo es bueno inherentemente; que a través de su mente y alma es Dios quien obra. Cada uno quiere ser bueno; cada quien aspira a amar y ser amado; todos deseamos ser tratados con amabilidad; pero las numerosas influencias que encontramos durante los años de crecimiento y madurez, son quienes, a la larga, determinan si será uno capáz de ser lo mejor de lo que trae dentro. Así que si su subconsciente es una horrenda troez mezcla de leyes, que son mentiras impuestas por otros ¿qué puede hacer tocante a ésto? Muchísimo y nadie más que usted puede hacerlo, entiéndalo bien, nadie más puede ayudarle, Usted y sólo usted es quien puede y debe hacerlo y de desearlo, empezar en este preciso minuto. Ante todo, rebusque e identifique esas enmohecidas y falsas leyes no escritas en pergamino alguno y que fueron estampadas en su subconsciente; deséchelas completamente, no sirven, no son verdad; lo logrará permitiéndole a su consciente ser el amo absoluto; éste le dictará su mensaje al subconsciente, tal y como lo hizo en el pasado, al acumular toda esa basura que hoy está hundiéndole. No espere un resultado inmediato -- sea paciente con usted mismo y recuerde que el tiempo futuro está a su favor -- persevere. Recuerde que "Roma no fué hecha en un día.'' Reflexione que una gran cantidad de años fué necesaria para recoger todos sus presentes complejos e impedimentos; aunque no necesitará tan largo tiempo para removerles, le aseguro que sí será trabajo árduo; pero ánimo y vamos adelante; permítale a su consciente, tiempo suficiente para hacer la limpia de todos esos despojos recopilados en su subconsciente. Ante todo, sea positivo -- y puede serlo si definitivamente ha decidido serlo e instruye a su consciente a proceder y: salir adelante con la obra. Nunca se permita el caer de nuevo en lo negativo, en ese "no puedo," porque estará acarreando su propia derrota.

Después de haber comprendido y aceptado que en verdad eviste una muy buena persona en su "gran interior," debe de obrar de manera positiva y sacar esa personalidad a feliz complacencia. Supongo que usted, lector, es una persona madura; si es así, entonces conoce la diferencia del bien y del mal; lo justo e injusto y como persona sensata que es, estará dispuesto a aceptar por completo la responsabilidad de cada una de sus acciones -- sean correctas y meritorias o resulten ser un error. ¿Es así? Bien, comienze a escribir, a vivir hoy, en una pizarra limpia, nueva; haga esa promesa a su subconsciente.

Me pregunta que cómo determinar si una acción es correcta o incorrecta; fácil, basándose siempre en esta conocida ley de oro, "Has a otros lo que quieras que ellos hagan contigo." Que siente el impulso de discutir o empequeñecer a alguien -- ¡deténgase y piense! ¿Le gustaría que él lo hiciera con usted? Si siente el deseo malsano de dominar y mangonear a algun semejante ¿desearía ser manejado al antojo ajeno? -- Si siente la tentación de tomar con exceso, ¿le gustaría tratar o tener que soportar a alguna persona viciosa o que casi lo es? -- Si por pensamientos lascivos, se siente incitado a cometer fornicación o adulterio, le gustaría que su esposo, esposa, hijo, hija o algún otro ser querido hiciera lo mismo? ¡Es tan fácil caer presa de esos estúpidos errores; pero deje que sea Dios quien le guíe por medio de su conciencia -- no necesita más restricciones; sólo use el máximo grado de su poder intelectual y pregúntese: ¿es ésta la manera como quiero que los demás me traten? Aprenda a hacer de esta regla su código de vida y como por milagro ésta se convertirá en un compendio de gentileza y amabilidad -- y ¡cuán grande será su recompensa! Nadie puede reaccionar perversamente ante tanta bondad, a menos que sea éste un degenerado mental -- pero en tal caso le será fácil perdonarle porque dicha pesona está viviendo en un nivel animal.

Con el fin de que no crea que estoy aconsejándole deshacerse de sus complejos de inferioridad ignorante de lo que estoy tratando, permítame contarle acerca de los que oprimieron mi vida, hasta que decidí sobrepasarlos de una vez por todas. Tambien yo tenía impresas las acostumbradas restricciones, pero para hacer la cosa peor todavía, el único lenguaje conocido por mí era el español, cuando un buen día, al trasladarse mis padres a vivir a distinta ciudad, me encontré en una escuela donde únicamente se hablaba Ingles, un idioma completamente extraño para mí; ¿puede imaginarse mi consternación, mi perplejidad? quienes han tenido que atravesar por ese martirio lo podrán y ¡hay tantos en el Suroeste que han tenido que estar sujetos a este terror! Yo me consideraba un poco despierto y sobre todo ¡deseaba tanto aprender! pero mis profesores, como sólo hablaban Inglés, encontraban muy poca evidencia, tanto de una como de otra cosa y el único lugar en donde lograba sobresalir era en aritmética, porque los números pueden ser calculados por igual en los dos lenguajes. Imagínese cómo me sentiría cuando, sabiéndome razonablemente inteligente pero pareciéndoles mudo a mis maestros, consecuentemente era tratado como uno. Quizá fué en este entonces, cuando mi cólera me haya servido mejor que nunca, determinándome a que habia de enseñarles la verdad acerca de mí. Luché "a brazo partido" todo el camino -- hasta completar la escuela de Ley. La ira hízome dominar el Inglés al igual que todas esas otras materias que sabía que debía de aprender. Pude haber renunciado, disculpándome con "es inútil, nací en la época equivocada," pero no podía aceptar ninguna excusa; so sabía que provenía de una espléndida familia y que era una persona bien criada, así que me propuse demostrarlo al mundo, enseñándoles lo que yo sabia que existía dentro de mí.

Sus problemas son distintos a los míos, claro está, pero absolutamente todas las personas pueden manejar sus "singulares" problemas, de la misma manera, -- con un ataque individual lleno de determinación, de resolución. Empieze hoy mismo -- sea constantemente firme con usted mismo y nunca termine su positivo acercaimíento a la vida.

Procure introducir suficientemente hondo el medidor, a fin de encontrar la verdad que posee sepultada en la obscuridad. La mayoría de las personas jamás han insertado su medidor en lo profundo de su personalidad, no sea una de ellas, húndalo más y más cada vez, dentro de su verdadero YO.

Le prometo que el oro que ahí encuentre, le dará todas las cosas que el Rey Midas deseó obtener con su toque dorado.

¿CUAL ES EL PROPOSITO DE SU VIDA?

¿Está satisfecho con el sentido que hoy tiene o desea extender su dominio sobre ese propósito?

EN CASO DE MORIR PREMATURAMENTE

¿Está satisfecho de haber cumplido con el propósito a que fue destinado? ¿Deja tras de usted algo meritorio, digno?

¿QUE PUEDE HACER PARA COMPRENDERSE MEJOR?

¿Está decidido a sacudirse de su complejo de inferioridad o cualquier otra ligadura que lo áte a una personalidad que no es la suya verdaderamente?

AL HACER UN "SINCERO" BALANCE DE SU PERSONALIDAD.

¿Cuál es el resultado; positivo o negativo? De ser lo último, ¿cuales habilidades ha estado désperdiciando para que muestre ese resultado? ¿está dispuesto a buscar la mejoria?

CAPITULO XIII