Judge Lawrence Huerta: Enriching Our Lives
Education | Career Chronology | Admitted To Practice | Professional Associations
Audio & Video | Enriquezca Su Vida | Home

Enriquezca Su Vida

Por C. Lorenzo Huerta
©1968.

CAPITULO XV:
"EL VALOR DE LAS OPORTUNIDADES"

"No creo que haya una suerte que favorece a los hombres hagan lo que hagan, pero si que hay una que les será adversa, a menos que hagan algo."
-- G. K. CHESTERTON
"Quien atrae la suerte es porque lleva consigo el im á n de la preparación."
-- C. F.

A pesar de que oído y leido infinidad de relatos acerca de Abe Lincoln, no he sabido nunca de álguno que describiera a la oportunidad llamando o a su puerta; no, también él, al igual que todos, tuvo que salir por aquella puerta y entrar al mundo de la competencia y cooperación, en busca de la oportunidad.

Es muy común escuchar en labios de la personas: "simplemente no he tenido la oportunidad" o "no nací en el tiempo o lugar correcto, por eso . . ." Es seguro que esos individuos razonarán sobre todas sus omisiones, pero seguirán siendo descuidados. Es necesario obrar -- accionar, si desea encontrar oportunidades, ya que ella requiere un completo estado de movimiento y debemos impulsarnos, si queremos hallarla.

Benjamín Franklin ideó, a fin de "construir" la oportunidad, el poner siempre el pensamiento en escrito y después formular un plan para ponerle en acción. Claro está que algunas ideas son más complicadas que otras, como también algunas requieren más planeamiento que otras, pero si las suyas significan lo bastante para usted, no deje pasar una sola face de ellas sin examinar. Por otra parte, siempre debemos estar evaluando nuestro plan de acción; lo mejor es desenvolver una estrategia, cual si se estuviera planeando una acción militar. Si el proyecto no prueba ser práctico, entonces estar preparados para retroceder, reagrupar y luego volver a atacar, con un nuevo plan revisado.

No es cuerdo, sin embargo, hablar del ansia de obtener una oportunidad, sin antes procurar estar preparados lo mejor posible y equipado apropiadamente para cogerla en cuanto se le encuentre. Permítame preguntarle, ¿ha obtenido lo más que ha podido en cuanto a instrucción que existe a su entera disposición?; de tener tiempo suficiente, ¿ha considerado seriamente, tomar algún curso por correspondencia o alguna clase nocturna? ¿ha procurado aprender una nueva habilidad últimamente?, sino lo ha pensado, hágalo; un conocimiento añadido le fortificará y expanderá el horizonte -- ampliará el área de las oportunidades. Es un hecho innegable que hoy, en esta era de mecanización, todos aquellos quienes han sido reemplazados en sus trabajos por un cerebro mecánico, tendrán que procurarse nuevas fuentes disponibles en campos desconocidos para ellos. Esta mecanización, ciertamente que no declinará -- por el contrario, aumentará, permitiéndonos, por consiguiente, más tiempo desocupado, aún cuando ya el día de hoy disponemos de una cantidad mayor de la nunca antes gozada en toda la historia. La persona sensata, utilizará ese tiempo de ocio de una manera correcta. Hará planes para actuar -- menos palabrería -- más ejecución. Soñará, claro está, pero sus proyectos estarán encaminados directamente a convertir esos sueños en realidad; y el poder, la fuerza para llevar ésto a cabo, viene de adentro, nunca de afuera.

Aquí tiene un aforismo de un viejo sabio del Este, Omar Ebn Al Halif: "Cuatro cosas no vuelven: la palabra dicha; la flecha lanzada; el tiempo pasado y la oportunidad desperdiciada." Y este otro pensamiento nos fué dejado por Alcaeus, quien existió seiscientos años antes del nacimiento de Cristo: "No son los edificios finamente techados, o las casas de paredes de piedra, bien construídas, ni los canales y arsenales, lo que forman la ciudad sino los hombres aptos para útilizar las oportunidades."

Dé un largo vistazo a la valiente generación que creó nuestra historia. Si ellos, tanto hombres como mujeres, no hubieran buscado y asido las grandes oportunidades ¿que tipo de civilización confrontaríamos hoy? Esas personas quienes jugaron parte vital en el desenvolvimiento de nuestra dinámica sociedad Americana, fueron quines percibieron las oportunidades de su época. William James, nuestro filósofo Americano y tempranero psicólogo, escribió, en las postrimerias del siglo diecinueve: "No importa cuan completa sea la reserva de máximas que se pueda poseer, tampoco importa cuán buenos sean los sentimientos, si no se ha tornado ventaja de cada oportunidad concreta para actuar, el caracter de uno puede permanecer enteramente sin afectarse por lo mejor. Con meras buenas intenciones, es, proverbialmente, con lo que está pavimentado el infierno."

¿Cuántas oportunidades ha dejado escurrirse de sus manos, por falta de acción, de movimiento?. Claro que esas están perdidas para siempre, pero no desmaye, ya habrá otras; ¿está preparado para asirlas y explotarlas? Prepárese a tomar la mayor ventaja de ellas, cuando las encuentre. Aprenda algo nuevo cada día. Desarrolle sus capacidades y talento latentes. Sí su condición es saludable y positiva, la edad no es barrera. A diario leemos de personas de edad avanzada quienes finalmente alcanzaron lo ambicionado por ellos en su larga vida. Yo mismo he conocido a varias de estas personas quienes obtuvieron su título de colegio, precisamente en el otoño de su vida. No hay excusa aceptable si su deseo es genuino.

Probabilidades hay de que no encuentre su oportunidad dentro de los confines de las cuatro paredes de su hogar, sin embargo, existen casos raros de personas quienes ahí la han encontrado. Dé libertad a su imaginación, permítale a la curiosidad que lo guíe. ¿Acaso no se ha sorprendido a veces de las cosas que descubre en usted que son de utilidad y que podían todavía perfeccionarse para servir mejor? Quizá todo lo que necesite sea desatar alguna de sus ingeniosas ideas -- entonces, tal vaz tenga un tigre cogido por la cola y . . . no lo deje escapar.

Unicamente cada quien es quien puede limitar sus propias oportunidades -- nadie más. La tan conocida historia de Roald Amundsen, el explorador Noruego, es un perfecto ejemplo del hombre quien se preparó a sí mismo para la oportunidad que buscó. Desde cuando era un muchacho retuvo un ávido interés en la exploración polar. Dominó todo el conocimiento disponible entonces, tocante a datos científicos relacionados con los Polos y su atracción magnética. Armado con toda esta información, la oportunidad para completar la ambición de su vida le aguardaba cuando ingresó a la Naval Noruega. Sí, él fue el primer hombre en llegar al Polo Sur y no consumó esta hazaña por un golpe de su buena fortuna; su éxito se debió principalmente a la adquisición del conocimiento de la condición polar -- a la atención que él dió hasta a los más mínimos detalles. Fué el resultado de su perseverancia, su concentración, su actitud positiva y la hábilidad de buscar y asir la oportunidad. Así que, ya podrá aquilatar, cuanto debemos poner de nuestra parte para encontrar la deseada oportunidad y obtener lo máximo de ella. Creo que habrá muy pocos para quienes su más grande ambición sea el alcanzar el Polo Sur, sin embargo, si tan solo pusiéramos la mitad de la energía que Amundson puso en la obtención de su conquista, en perseguir nuestros grandes deseos, seguramente que consumaríamos algo grande en nuestras vidas. No se permita naufragar en las rocas de la desesperanza; coloque alto su objetivo y navegue siempre en curso directo. Encontrará tormentas pero domine las olas y manténgase a flote -- siempre hay una calma después de cada tempestad.

Si la oportunidad no llama a su puerta, lo seguro es que le aguarda en muchos lugares, se lo garantizo. Es casi una proposición a medias -- si usted busca las oportunidades, ellas le saldrán al encuentro mucho antes de llegar al fin del camino. Esté preparado para aprisionarlas.

AL VISLUMBRAR UNA OPORTUNIDAD,

¿Le aprisiona de una vez o espera a que otro le tome ventaja y utilize?

¿CUAL ES SU ACTITUD PARA CON SUS ERRORES?

¿Se aprovecha de ellos, reconociéndolos como oportunidades para aprender? ¿para mejorar la calidad de su trabajo?

¿ES ESCRUPULOSO EN EL DESEMPEÑO DE SU TRABAJO?

¿Qué instrucción extra está procurándose para hacerlo mejor? ¿Se siente suficientemente preparado para en caso de aproximarse un ascenso?

¿ENCUENTRA FELICIDAD EN SU TRABAJO?

¿Trata de hacerlo agradable tambien, para quienes en él lo rodean?

CAPITULO XVI