Judge Lawrence Huerta: Enriching Our Lives
Education | Career Chronology | Admitted To Practice | Professional Associations
Audio & Video | Enriquezca Su Vida | Home

Enriquezca Su Vida

Por C. Lorenzo Huerta
©1968.

CAPITULO II:
"EL TALENTO DEL HOMBRE"

"El Talento, esa facultad que deslumbra a los mortales ojos, es a menudo sólo perseverancia encubierta."
--HENRY WILLARD AUSTIN

"Talento, esa facultad que deslumbra a los mortales ojos, es, a menudo, solo perseverancia encubierta." Este pensamiento nos fué legado per Henry Willard Austin.

Existe un talento en usted -- lo hay en mí, también en cada quien existe uno; pero, ¿cómo podremos descubrirlo? Nuestra sociedad, cultura y educación, de las cuales somos mera reflección, nos han inculcado desde nuestro nacimiento, la virtud de la modestia y humildad. Pero, ¿no la habremos sobrepasado? ¿cuántos de nosotros tememos con horror a las nunca vistas sombras que acechan en alguna esquina obscura de nuestra mente? Apenas si nos atrevemos a levantar la cortina, agazapados, con recelo a que nos vayan a ser reveladas en forma verdaderamente fea. ¿Qué son esas combrías figuras a las que rehusamos ver? Tan sólo el pensar que están ahí nos causa nuestro propio empequeñecimiento. -- Son símbolos de nuestro pasado. El has y no hagas presionados contra nosotros, por nuestros padres o substituto de ellos, ya sea en la escuela o religión. De admitirles dentro de la conciencia de nuestra mente, seguramente que habrán de hacer de nosotros un espíritu perverso. Son nuestros complejos de inferioridad.

Con el tiempo, todos desarrollamos nuestro propio y singular método de sentir esas temidas sombras. Los sensatos las empujan fácilmente, relegándolas, pretendiendo que no existen, pero los débiles, los imprudentes, buscan escape en una botella -- destilado de las aguas del río del olvido. Otros hay quienes sufren de desconocidas pero muy reales enfermedades, como consecuencia de ellas.

Levantémos el velo y echémos una ojeada...No tema, será más rico con esta experiencia y le garantizo que no será lastimado en realidad. Es un hecho que, el permitir que permanezcan escondidas ahí, espiando, detrás de esa opaca cortina que usted ha corrido enfrente de ellas, sólo servirá para derrotarle.

¿Recuerda que cuando de niño fué severa y ásperamente corregido por algo que honradamente no entendió? Eso dejó una impresión en su mente inmadura. Esta impresión creció y llegó a ser una de esas creaturas que lleva escondidas tras la cortina. ¿Recuerda cuando, también de niño, fué ridiculizado y causó las risas burlescas de otros, por alguna cosa que hizo o por la manera en que actuó? Puede ser que no lo recuerde ahora, pero aquello lo hirió mucho entonces -- ésto dejó también una impresion; aquí está otro monstruo para ser empujado detrás de la cortina. ¿Recuerda cuando hizo algo que, pensó en ese tiempo, era terriblemente malo y temió a las consecuencias que por ello rebía de sufrir? Sea que sufrió las consecuencias o no, también ésto dejó una impresión, otro demonio. Es la acumulación de todas esas sombras lo que le ha causado tanto miedo y ansiedad. Dé un buen y largo vistazo hacia ellas: en realidad no existen del todo -- no tienen vida -- están muertas -- pertenecen al pasado y el pasado se ha ido para siempre. No puede ser recapturado. No puede borrarse el tañido de la campana que ya sonó. ¿Porqué no correr un manto de olvido sobre el pasado muerto y comenzar a vivir AHORA -- para hoy -- para mañana -- para el futuro?

Buddha dijo: "El secreto de la existencia es no tener miedo. Nunca temer. Lo que haya de venir no depende de nadie. Sólo al momento que rehuse todo auxilio, usted será libre." Y Lactintius expresó: "Donde el temor está presente, la prudencia no puede estar." No obstante la teoría de los viejos calvinistas y el apego a ella en nuestros días modernos, el hombre es un ser bueno, peculiarmente bueno. Básicamente usted es una buena y maravillosa persona; no lo olvide nunca. Sólo cuando empieza a no ser usted, es cuando puede actuar mal. Así que comienze ahora a ser escencialmente USTED . No trate de imitar a nadie. Ninguna otra persona merece que la imite; ya es usted suficientemente bueno -- maravilloso, para que el mundo pueda estar bajo su mando. Créalo; si no puede hacerlo, entonces debe sacudirse de toda falsa modestia, de esa forzada humildad y admitir lo que es usted en realidad. Emerson nos aconsejó: "Confía en mí; cada corazón vibra a esta cuerda de acero."

¡Claro que puede ser que haya cometido errores! pero medite y dígame, cuando incurrió en ellos ¿era su verdadero yo quien los hizo? ¿era la persona ideal que usted desea ser? ¿estaba actuando como su propio juicio le dictaba? Esos errores están en el pasado y si no han degenerado aún, al menos yacen en muy mal estado de descomposición; ¿para qué exponerse a su hedor desenterrándoles de nuevo?

Sea usted AHORA . Actúe con su propio razonamiento interior; de acuerdo con lo que conoce por recto. No necesita dar explicaciones. Haga lo correcto y otros rápidamente reconocerán su individualidad -- su capacidad de vivir su propio YO. ¿Qué, le suena ésto muy egoísta? ¿Porqué ha de serlo? Sólo usted ha de cargar con usted mismo toda la vida -- no puede sacudirse; ¿no es posible, entonces, desarrollar un "arte de ser egoísta"? El gran Abraham Lincoln no hizo escarnio de ello cuando dijo: "Creo que cada individuo, por naturaleza, tiene derecho a hacer lo que le plazca con su persona y los frutos de su labor, mientras, juiciosamente, no interfiera con los derechos de los demás. "Recuerde también las palabras de aquel gran poeta, Tennyson: "Propio respeto, propio conocimiento, propio control; ellos tres solos conducen la vida al soberano poder."

Existe una gran diferencia entre el genuino respeto propio y la presunción y vanidad. Quien pueda efectuar un profundo respeto por su propia dignidad, no necesita instruir al mundo de sus méritos, el mundo los verá en sus acciones silenciosas.

Una de las más grandes fallas de nuestra cultura y educación, es que hemos sido enseñados por largo tiempo, que el hombre es naturalmente malvado y por esta razón, debe estar sujeto a los más rigurosos controles. Simplemente ésto no es verdad. El hombre es bueno y puede hacerse mejor aún, a través del entendimiento -- de la prudencia -- del conocimiento.

A todos los seres nos gusta ser tratados considerada y amablemente por los demás; bien, sepamos entonces que esa es la manera como debemos tratar a nuestros semejantes. "Has a los otros lo que quieras que ellos hagan contigo." Haga de esta máxima su código de vida y jamás podrá proceder mal. Acepte la responsabilidad personal de cada uno de sus actos; no se excuse diciendo "lo hice porque..." Sea lo que haga -- recto o torcido -- debe aceptar sus consecuencias. Asuma en total su responsabilidad; con ello, pronto encontrará fácil hacer siempre las cosas rectas.

Acepte la crítica. No permita que ella eleve su ira; nadie es perfecto todo el tiempo. Si se trata de una crítica digna de tomarse en consideración, analízela y haga las correcciones necesarias; si por el contrario es claramente injustificada, déjela correr, al igual que el agua corre por el lomo del pato.

Haga sus propias decisiones -- utilizando únicamente un modo de pensar -- el suyo -- nunca con uno colectivo o de grupo. Si ésto significa que tiene que ser diferente a los demás -- sea diferente. Sólo necesita justificarse con una persona -- Usted mismo . Mientras que sus hechos no hieran significativa e importantemente a los otros, ya está justificado. Si las leyes están asentadas de tal manera que, al igual que protejen a usted lo hacen con los demás (y comunmente así lo están) obedézcalas gustoso. Pero cuando una injusticia ha sido impuesta por un grupo o masa y usted lo sabe y siente así según sus convicciones, levántese y abogue por lo que conoce por recto. Su corazón es tan buen juez como lo es cualquier otro -- y posiblemente mejor en muchos casos. Con el tiempo será admirado como persona de pensamiento propio. Nunca se considere inferior a nadie porque ciertamente que no lo es.

Emerson en su obra "Propia Seguridad," hizo este recopilamiento, muy digno de repetirlo. Estúdielo cuidadosamente:

"No vivas más a la expectativa de las engañosas e hipócritas personas con quienes conversas. Diles, "Oh padre, oh madre, oh esposa, oh hermano, oh amigo, hasta aquí he vivido aparentado. De aquí en adelante yo soy la verdad. Que sea por tí sabido que, en lo venidero, no obedeceré más ley que la Ley Eterna. No tendré uniones sino proximidades. Me esforzaré en alimentar a mis padres, sostener mi familia, ser el casto esposo de una esposa, pero estas relaciones debo cumplirlas tras una nueva e inaudita manera. Apelo a tus costumbres. Debo ser yo mismo. No puedo romper conmigo mismo por más tiempo, por ti o contigo. Si puedes amarme por lo que soy, seremos más felices; si no puedes, buscaré todavía que puedas. No esconderé mis gustos o aversiones. Confiaré en que lo que es profundo es sagrado. Haré sólido y fuerte ante el sol y la luna lo que en mi interior me regocije y el corazón señale. Si eres noble, te amaré; si no lo eres, no voy a herirme con hipócritas atenciones. Si eres franco, pero no en realidad conmigo, apégate a tus compañeros; yo buscaré los míos. Hago ésto no egoísta sino humilde y sinceramente."

Sea la persona que realmente es y quiere ser -- consienta a examinarse interiormente. ¿Que puede hacer para elevarse? El hombres es un dinamo -- siempre cambiando; haga que esos cambios sean para mejorar -- nunca se permita retroceder. Mientras otros lamentan el pasado y lo que pudo haber sido, ocúpese de arreglar su pensamiento y personalidad de tal manera que pueda obtener más y mejores alteraciones de lo que posee hoy. Cuando los demás hablan sólo de enfermedades, hable sólo de salud. Mientras ellos platican pesimistamente, hágalo con optimismo. Que ellos persiguen obscurecerse, bien, usted busque la glorial y felicidad para sus cemejantes. Si ellos renuncian, sujétese con tenaz persistencia.

Talento, según yo, es el resultado del fijar nuestras miradas en fines bien altos, trabajar arduamente por alcanzarlos, arriesgar grandes cosas y aprender a reclinar los siete demonios de: el temor, la duda, celos, cólera, malicia, pesimismo y odio.

Talento es el hecho de poder adentrarnos en el descanso interiorísimo del alma -- y descubriéndolas, reconocer el poder de nuestras aptitudes; haper uso útil de ellas con extrema fé.

Talento es tener la disposición para buscar e intentar lo nuevo, lo nunca experimentado, lo imposible. Es ésta la única manera como pueda dejar su marca en la historia.

Talento es constante acción. Lo que captura un pensamiento, una idea y le pone a la obra. ¿Crée que ésto es imposible? Los historiadores han llamado a Miguel Angel un talento. Aquí está lo que él dijo: "Si la gente supiera cuan arduo he tenido que trabajar para alcanzar mi maestría, no les parecería tan maravilloso del todo". Edison, un talento más reciente, expuso: "Talento es uno por ciento de inspiración y noventa y nueve por ciento de perspiración." ¿Ve usted? Así que, despierte su talento dormido, libértelo -- déjelo ser de utilidad para usted.

La vida es una hoja depapel en blanco en donde cada uno de nosotros podemos escribir una o dos palabras, antes que llegue la noche. ¡Iníciela con grandeza! No obstante que tenga tiempo sólo para una línea, ¡hágala sublime! No es el fracaso sino los bajos ideales lo que es crimen.

¿HA DECIDIDO VIVIR SU VERDADERO YO?

¿Tener el suficiente valor y fuerza de voluntad para destruir sus ridículos complejos? ¿A cultivar su propio respeto y aceptaciên?

¿HA DESCUBIERTO SU TALENTO?

¿Está resuelto a hacerlo surgir? ¿Ha demostrarlo al mundo?

¿CUALES SON SUS FACULTADES?

¿Está dispuesto a utilizarlas de la mejor manera posible?

CAPITULO III