Judge Lawrence Huerta: Enriching Our Lives
Education | Career Chronology | Admitted To Practice | Professional Associations
Audio & Video | Enriquezca Su Vida | Home

Enriquezca Su Vida

Por C. Lorenzo Huerta
©1968.

CAPITULO VII:
"LA REVITALIZACION DE LA VIDA!"

Nada es pérdida para un hombre que ha resuelto engrandecerse; nada es desperdiciado por quien siempre está preparándose para su trabajo y su vida, manteniendo sus ojos, mente Y corazón abiertos a la naturaleza, hombres, libros, experiencia. -- Tal persona encuentra suministros para su educación en todas partes; todo coopera con su pasión por en grandecerse."
--H. MABIE

Aquí tiene diez consejos para lograr una revitalización de la vida.

Primero: Esfuérzese por dar ánimo a todos aquellos con quienes venga a tener contacto. Sálgase del camino para hacer un bien a alguien; no espere recompensa porque entonces el servicio no merecerá. George M. Adams escribió: "Deberíamos apoderarnos de cada oportunidad que se nos presentara para dar ánimo. El ánimo es el oxígeno del alma. Los días son ya suficientemente obscuros, no nos es necesario enfatizar el hecho desparramando más melancolía."

Segundo: Por el amor del cielo, ¡sonría! Debería de haber una institución para enseñar a sonreir a todos aquellos quienes van manando, destilando pesimismo. ¡Y hay tántos que vemos hacerlo todo el tiempo! A éstos, alentémoslos o evitémoslos. Hay hoy tantas oportunidades que no existian en el pasado, si tan sólo esos pesimistas las buscaran. Si alguno de ellos le preguntáse dónde está esa oportunidad, contéstele, "busca y encontrarás." Repítase tan seguido como le sea posible aquel precioso verso de la bien conocida canción:

"¿Cuál es la utilidad de la preocupación? Ella nunca vale la pena, Así que, guarda tus problemas en tu bolsa vieja y sonríe, sonríe, sonríe."

Cuando una persona se enfurruña hace uso de sesenta y cuatro músculos, comparado con unicamente trece que utiliza cuando sonríe. ¿para qué, pues, desperdiciar esfuerzo extra enfurruñándose? "Sonríe y el mundo sonreirá contigo; solloza y sollozarás solo."

Tercero: Sea intrépido y diferente. Haga cosas que nunca antes había hecho. El escritor inglés Thackery, hizo esta sugerencia: "Al hombre que tiene que hacer su fortuna, hágale recordar esta máxima: Atacar es el único secreto. Arriesgue y el mundo cederá; y si en algunas ocasiones en represalia le golpea, arriesgue de nuevo y él sucumbirá." Otro renombrado inglés, que precedio a Thackery y quien dejó su marca en la historia como un coautor del precusor del periódico -- Joseph Addison -- hizo este comentario: "Toda cosa que es nueva o no común, levanta un placer en la imaginación, porque ello llena el alma con agradable sorpresa, gratifica la curiosidad y da una idea de lo que nunca antes fué poseído." La naturaleza humana es parecida a ésto. Intentar algo nuevo, lo nunca antes procurado, eleva el espíritu, abriendo un nuevo mundo de ideas no pensadas anteriormente.

En un discurso pronunciado en 1899 por el maravillosamente exhuberante Teodoro Roosevelt, nos dió este consejo: "Es mucho mejor arriesgarse a grandes cosas, a la conquista de gloriosos triunfos, aún cuando ello esté matizado por el fracaso, que tomar colocación con esos pobres espíritus quienes no gozan o sufren mucho, porque viven en un gris crepúsculo donde no conocen gloria ni derrota."

Cuarto: Lea un nuevo libro.

Si usted es uno de esos quienes han encontrado la fortuna que sólo puede ser hallada en los buenos libros, le envío mis parabienes; ha encontrado la olla de oro al final del arco iris.

Sólo los libros pueden abrirle la puerta a la sabiduría y entendimiento -- la escencia de la humanidad. Thomas Carlyle el gran historiador y ensayista escocés del siglo diecinueve, escribió estas palabras en su Sartor Resartus : "El que un hombre muera ignorante, teniendo la capacidad para el conocimiento, a ésto llamo yo tragedia." ¡Y pensar que esta tragedia ocurre a diario! Los líbros están a disponibilidad de cada quien -- al alcanze de todos, en estos días. Permítase introducirse en "LAS BOTAS SIETE LEGUAS" y deléitese saboreando la sabiduría que ahí le aguarda.

Sin embargo, ha de tenerse presente que se ha de discriminar cuidadosamente en la selección del material para la lectura. Nadie debe tolerar el malgasto de su precioso tiempo en libros o miscelánea que ofrezcan poquísimo o nada, cuando hay tantos libros ricamente dotados. Este muy famoso y conocido pensamiento de Francis Bacon, es prudente precepto a considerar: "Algunos libros hay para ser saboreados; otros para ser absorbidos; y algunos, muy pocos, para ser masticados y digeridos." Todo ser que ha llegado a convertirse en grande, admite su profunda deuda a los libros. Absolutamente todos conocemos las historias relatadas acerca de Lincoln y sus libros. El mismo Carlyle a quien me referí anteriormente, describió la inmortalidad de los libros así: "Todo lo que el género humano ha hecho, pensado, ganado o sido, yace, como en mágica preservación, en las páginas de los libros." Y nuestro muy amado Franklin D. Roosevelt dijo durante los años cuando la enemistad encolerizaba furiosamente al mundo y la incendiaria explosión de la dura guerra envolvió la maciza quema de libros: "Todos sabemos que los libros arden -- sin embargo, tenemos la grandísima convicción de que los libros no pueden ser exterminados por el fuego. Las personas mueren, pero los libros nunca mueren."

Nómbreme algún gran hombre -- señáleme a su talento -- y yo le mostraré cuántos libros le ayudaron a desarrollar ese ingenio dentro de él. Como dije al principio, si ha de despertar ese genio dormido en usted, hay muchas pruebas a ser encontradas. Una vez que le haya despertado, debe sustentarle con sabiduría. Dos cosas imprescindibles para su alimentación son: experiencia en la vida y conocimiento ganado a través de la lectura.

Quinto: Aliente sus derrotas y éstas le alentarán a su tiempo. Realze su lugar de trabajo u hogar; quizá lo unico necesario que haya que hacer sea un nuevo arreglo de las cosas, en forma diferente. Si es que puede hacerlo, compre algo nuevo -- flores o algún bonito cuadro. Pero es necesario que exalte su vida de tiempo en tiempo. Es bueno atesorar aquellas cosas que han traído algún gozo y felicidad en la vida; es bueno tambien ennoblecer el ambiente inmediato, de alguna manera -- no importa cuán pequeña. Recuérdese que está viviendo "ahora" y guiándose hacia un "futuro." Lo que yace en adelante será diferente y bueno; tiene que serlo. Es necio acariciar el pasado y perderse en las remembranzas. Por aquel maravilloso momento que gozó ayer, hay muchos más aguardándole hoy y mañana.

Sexto: Limpie su escritorio o lugar de trabajo; ésto significa, limpie su mente. Es sorprendente cuán rápidamente puede uno convertirse en una confusión con tantos objetos innecesarios y sin uso. Deseche cuanto sea inutil y quedará listo para accionar. Mucho de su valiossísimo tiempo puede ser desperdiciado, tratando de desempolvar y limpiar añejas leyes que no tienen uso ni servicio para un propósito real.

Séptimo: Estudie a aquella persona quien haya alcanzado más éxito en sus negocios o profesión. ¡No! No es un consejo nuevo, pero sí uno de los más frecuentemente olvidados. Rebusque tratando de encontrar los verdaderos secretos de su triunfo. Hable con esta persona tan seguido como le sea posible y familiarízese con los varios aspectos de su personalidad. ¿Qué es esa peculiar combinación de características a las cuales les es atribuído su éxito? Tras un cuidadoso estudio, hecho a tal individuo, sabrá un tanto más en lo concerniente a sus propias flaquezas. Pero, recuerde siempre; esas características no son en manera alguna un regalo de Dios sólo para aquella determinada persona; yacen enterradas dentro de usted también y sólo esperan que les sople vida. Hágalo; puede y debe hacerlo para obtener su éxito.

Octavo: Elimine el tormentor la mortificación. Hoy es el mañana que a usted tanto preocupó el dia de ayer y despues de todo, nada ha sucedido. El pasado está muerto -- entiérrelo.

Hace casi dos mil años, en una ladera, les fué dada esta filosofía a un grupo de personas: "No te preocupes por el día de mañana, que él habrá de preocuparse por sí mismo. Ya hay suficiente infortunio en el día de hoy." Muchos han aceptado y practicado este consejo dado por JESUS. A lo más que puede uno esperar hacer hoy, es hacer lo mejor. Tratar ésto ya es suficiente.

Noveno: Si ha de comprometerse con alguien, hágalo con usted mismo. Probablemente, al igual que el resto, falla usted seguido, por lo tanto, tal vez le sea necesario administrarse el antídoto de la propia sugestión y tenga que repetirse muy a menudo, cuán maravilloso es usted. Bien, no se detenga. hágalo. Recuerde ésto: el creer que no puede no le ayudará a hacer las cosas que sabe que sí puede. Un famoso filósofo se dispuso a probar la confianza del hombre en sí mismo y construyendo su propia cabaña, se retiró a las cercanías de un estanque llamado Walden. -- Henry David Thoreau creía que toda persona es capáz de convertirse en cualquier cosa que desée ser. En su Walden escribió: "La opinión pública es una débil tiranía, comparada con nuestra propia opinión privada ... lo que el hombre piense de él mismo, es lo que determina e indica su destino." Tener fe en uno mismo, es tener fe en Dios.

Décimo: Mantenga su propia mano en la rueda que rija su vida. Habrá demasiados a quienes les agradaría guiarla en lugar suyo, pero no importa cuán entusiastas parezcan, pronto y facilmente se cansarán y al final de cuentas, tarde o temprano la tarea le será dejada de cualquier manera. Sea el conductor de su propia vida -- en otras palabras, como dijo Kipling: "Poséase a usted mismo."

Dios ha hecho el regalo de esta vida a USTED . Sería nada menos que cobardía el que pusiera su seguridad y manejo en las manos de alguna otra persona. Dentro de usted yace el mapa del camino; mantenga su mano sobre el timón y marche adelante.

Emerson expresó muy sabiamente: "El hombre es una corriente cuya fuerza está escondida." Unica y solamente usted puede buscar y encontrar la fuerza SUYA .

¿QUE OPINION TIENE DE USTED MISMO?

¿Está convencido que posée la facultad de poder encontrar su propia fuerza interior? ¿está dispuesto a utilizarla para vivir una vida mejor o malgastarla añorando el pasado ido?

¿ES INTREPIDO Y ARRIESGADO?

¿Es persona rutinaria o por el contrario le atrae lo nuevo, lo desconocido? ¿trata de asociarse con personas experimentadas y con éxito en lo línea a que pertenece su objetivo?

¿SE CULTIVA A DIARIO, MENTALMENTE?

¿Encuentra satisfactoria distracción en la lectura? ¿es escrupulosamente inteligente en la selección de libros? ¿tiene especial cuidado en cuidar sus pensamientos tanto como sus acciones?

CAPITULO VIII