Don Antonio Zepeda: A Story of Four Generations

por Nellie Bustillos

Mi madre, Margaret Louise Reyes (mostrada arriba) es una descendente de la familia Zepeda de México. Hasta que me mudé a Tucson en 1973, ni siquiera sabía que mucha de la historia de mi familia tuvo lugar a quí y en las afueras. La siguiente es una breve historia de cuatro generaciones de nuestra familia y unas fotos muy queridas de la familia.

Mi tátaroabuelo Don Antonio Zepeda se casó con Doña Josefa Montano y vivía en Santa María, Magdalena, Sonora, México. Después de su muerte en 1872, sus hijos se fueron para el norte a Tucson. Mi bisabu elo y sus tres hermanos, José, Jesús y Dolores se establecieron allí. Antonio se inscribió en el ejéricito e hizo su servicio cerca de la fortaleza Huachuca, al sur de Tucson.

Mientras tanto, Kathleen Manning de Chicago planeaba un viaje al oeste para celebrar su estatus como debutante . En su agenda, ella pensaba hacer una parada en la fortaleza Huachuca, donde siempre había un gran baile cada año. Cua ndo ella vio a Antonio, pensó que él era muy guapo y ellos se enamoraron. Él era mexicano y ella irlandesa, así que fue contra los deseos de sus familias, pero ellos se casaron pronto después.

Después de la boda, Antonio estableció su famlia en Tombstone y ellos tuvieron tres hijos. La primera fue una hija, Francisca, que nació en 1886, después mi abuela Josefina en 1892 y luego Eduardo, su hermano, nació. Mientras vivían en Tombstone, Antonio era camarero en un bar y creo que fue un mujeriego. Unos años después, ellos se mudaron a Tucson y él compró tierra en la esquina de 5th y Stone y abrió una tienda que come stibles que se llamaba "Zepeda's." La familia vivía en una casa detrás de la tienda y dos de las tías de la famila vivían enfrente.

Mi abuela Josie y su hermana Francisca siempre contaban la historia de cómo eran forzadas de rezar todo el tiempo y que cuando ellas jugaban afuera con otros niños, su madre les hacía regresar a casa para rezar en un altar en el cu arto de atrás. Supuestamente, eso las salvaría de pecados. Ella también recordaba que los espejos estaban cubiertos durante tormentas de relámpagos para que la maldad no pudiera entrar a la casa.

En 1894, hubo un epidemia de tuberculsis y Eduardo se murió. Francisca se enfermó con tuberculosis después, dejando a Josefina como una hija única. Las presiones de haber perdido a dos hijos probablemente le conduje ron a Kathleen a pedir un divorcio y en 1898, ella la dejó a Josie en Tucson con Antonio mientas ella se fue a Chicago. La casa que ellos habían comprado en McCormick Street y Gay Alley fue concedida a Kathleen como parte del divorcio y Antonio le tuvo que pagar $30 al mes por mantenimiento de niño. Fue durante esa época que ella resumió su nombre de soltera, Kathleen Manning.

Antonio le puso a Josie en un convento de la vieja catedral (San Augustín) en Tucson y a los 16 años, la vio mi futuro abuelo, William Sepulveda Reyes. Él vio una joven bella con grandes ojos negros y la perseguía sin fin. Ella salía secretamente del convento para verlo. Cuando ella tenía 16 años y abuelo 19, ellos se escaparon a San Diego, California para casarse. Él trabajaba como ingeniero para la compañía Southern Pacific Rai lroad y así podía viajar gratis a donde fuera, así que para su luna de miel, ellos viajaron a Chicago para ver a la madre de Josie.

Mi madre, Margaret Louise Reyes, nació en Los Ángeles en 1910 y entonces la familia reinstaló en Tucson para ayudar con la tienda. Cuatro años después nació mi tío Edward. Unas de las memorias más tempranas de mi madre incluyen los Ronstadt y los Jacome de Tucson, y el hecho de que ella estuvo en la primera clase de la escuela Roosevelt Elementary. Cada domingo después de misa, la familia pasaba el día junta. Primero ellos iban a l cementerio para poner flores en las tumbas, y luego iban a un picnic, al al final del día, volvían a casa muy tarde. Mi mamá recuerda haber visto beef jerky colgado en el supermercado. Su madre tenía la rutina de esc onder a mi mamá en el clóset cuando venía la Llorona a verlos.

Yo todavía saco fotos de fiestas con sus amigos, los Sotelo. Los Carillo fueron otra familia que vivía cerca y cuyo patio daba con el de mi mamá.

Cuando ella era más grande, mamá iba al country club con su primo Johnny Molina, y ellos bailaban el rug. (¡Yo no sé qué significa, tampoco!) En aquel entonces, cuando uno estaba en Stone Avenue, ya estaba en el centro. Ella recuerda que cuando llovía, todo se hundía y uno tenía que quedarse en casa. Al otro lado de un muro cerca del centro quedaba la zona roja y cuando ella era joven, la prohibían ir allí.

Eventualmente, Antonio vendió la tienda y fue a vivir con los abuelos en en este de Los Ángeles donde constuyeron una casa en Ezra Street. Él murió el 3 de noviembre de 1927 y sus restos están en el cementerio Calvar y en Whittier Boulevard en el este de Los Ángeles.

Return to homepage